¿ Como se hace una Cronica Policial ?




La crónica policial da una noticia: el muerto, el herido, la mujer apuñalada, el asalto al banco, robo a las cajas de seguridad, la chica violada o el preso que se escapó de la cárcel. Es una noticia con seis preguntas a responder, pero además hay que cronicar la historia periodística.

La realidad es que hacer una crónica policial parte de una gran dificultad, pero no por eso es que sea imposible. Hay que tener en cuenta que el hecho ya sucedió. La noticia ya pasó, “al muerto ya se lo llevaron y quedó la marca de tiza que pintó el policía en el piso, quedó el boquete en el blanco o el baleado tirado en medio de la plaza”, por tomar algún ejemplo y a partir de ahí se empieza a investigar para luego narrar lo sucedido.

cronica policial

El cronista policial siempre tiene que reconstruir el hecho. Nadie estuvo en el momento que sucedió salvo la víctima y los asesinos. Puede haber algún testigo, pero puede ocurrir que éstos no quieran hablar para no quedar involucrados. Es difícil. Te encontrás con una víctima de por ejemplo seis balazos en la cabeza, pero no se sabe y nada es como parece ser. Ahí comienza el verdadero trabajo de investigación.

Pasos para hacer una cronica policial

  • Reconstruir el hecho (A veces con pocos datos o con ocultamiento)
  • Verificar las fuentes (policía que está en el lugar, el Juez o informante de justicia a cargo, los testigos, uno mismo como testigo ocular de lo que ve en el lugar de los hechos, los archivos policiales buscando casos similares, la morgue judicial.
  • Evitar la jerga policial: los funcionarios policiales a veces suelen usar un vocabulario confuso e inapropiado. No es aconsejable reproducir la voz policial.
  • Ser muy preciso con los datos. Siempre debe ser así porque en los policiales no puede haber errores en las direcciones. Debe ser exacta la dirección, el pisp, los nombres de las víctimas, los estafados, el banco, entre tantos. Lo importante es que no halla fallas.
  • La escritura de la nota debe ser precisa, seca, sin adjetivación, llena de datos.
  • Seguir la secuencia cronológica paso a paso. Los últimos movimientos de la víctima, sus llamadas telefónicas, el contestador telefónico, los mails, la CPU, el archivo, el celular y hasta en qué canal estaba la tele apagada. ¿Qué fue lo último que vio el muerto?

Todo esto parece una exageración pero es necesario para poder recaudar los datos necesarios y así poder redactar una verdadera crónica policial. El secreto está en ser curiosos y puntillosos. ¡Suerte!

Por el 21-05-2013 Categoria: Textos - Escritos

Comparte este artículo...